Ir al contenido principal

Sherlock Holmes y el extraño caso del Copyright

Ya he comentado anteriormente que el actual sistema de copyright o derecho de copia, y que me niego a traducir por "derechos de autor", está convirtiéndose en un obstáculo para la difusión de la cultura. Hace unos días leí en The digital reader una noticia sobre una denuncia sobre los derechos de Sherlock  Holmes que me sirve como ejemplo sobre mi postura.

En resumen, Arthur Conan Doyle murió en 1930 y siguiendo la legislación actual, 70 años después de su muerte, su obra pasó al dominio público. Lo que permite la libre distribución de ésta, por eso se puede descargar legal y gratuitamente desde la página del proyecto Gutenberg y el uso de la misma por parte de otros autores, que retoman personajes o situaciones para crear nuevas obras. Creo que todos hemos visto más de una adaptación de las historias de Sherlok Holmes y de Watson.

Lo que no sabía hasta leer el artículo es que hay una empresa británica que sigue gestionando los derechos de autor, la Conan Doyle Estate Ltd y que reclama el pago de derechos al editor de una colección de historias inspiradas en el detective y escritas por distintos autores de género ciencia ficción, fantasía y misterio, argumentando que aunque la obra sea de dominio público, los personajes no lo son. Parece ser que en anteriores adaptaciones, por ejemplo la reciente serie televisiva Sherlock, siempre se han pagado los derechos para evitar complicaciones legales.

En otra ocasión he dicho que estoy totalmente de acuerdo con la teoría de Kirby Ferguson, "Everything is a Remix" y que dice que la cultura avanza reusando material existente. Idealmente el autor debería ser el propio beneficiario de su obra, algo que no pudo disfrutar por ejemplo Edgar Allan Poe, de quien casualmente su personaje Auguste Dupin fue una clarísima inspiración en la creación de Sherlock Holmes. 

¿De verdad tiene sentido que una empresa cobre eternamente los derechos de copia de una obra? Ya hay quien apunta que la extensión del derecho de copia se adapta a la de Mickey Mouse, ahora mismo en 120 años desde su primera publicación. Por eso prefiero hablar de derecho de copia, no porque piense que los autores no tengan que tener derechos, aunque no tengo tan claro que estos derechos tengan que extenderse a los nietos de los nietos del autor. Sin embargo, de lo que no tengo ninguna duda es que a quien realmente favorece el actual sistema de copyright es a las empresas propietarias de estos derechos. Reconozcámoslo, al final se trata casi únicamente de un tema económico.

Una última reflexión: La actual "Happy birthday" es propiedad de Time Warner como mínimo hasta 2030 y cobra al año 2 millones de dólares en royalties. Patty Hill, que escribió junto a su hermana la canción original, murió en 1947. 


Entradas populares de este blog

Amazon prohíbe la venta de ebooks basura

Comentaba hace unos días Seth Godin en su blog "The Domino Project" que había recibido un email de Amazon en el que explicaban que iban a endurecer su política de venta de títulos de dominio público o con licencia PLR, que es la que permite a un autor vender el texto y la propiedad del texto. Evitando la venta de contenido que ya circula libremente por internet Amazon evita que existan múltiples versiones de un mismo título con mínimas diferencias.
En el momento de escribir este artículo encuentro en Amazon.es más de una docena de versiones del "Lazarillo de Tormes" que van desde los 0,80€ a los 7,21€ de la Editorial Santuario. Entiendo que esta última versión es la autografiada por el autor del Lazarillo y con ilustraciones del ciego... Es verdad que algunas versiones tienen un trabajo filológico detrás, por ejemplo las que tienen una adaptación al castellano actual o un aparato crítico, así indica la descripción y se entiende al menos el precio, supongo que tambié…

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…