Ir al contenido principal

Las democracia de las opiniones de Amazon

Llevo ya unos días leyendo algunos artículos sobre el escándalo del sitio GettingBookReviews.com, que vendía opiniones favorables de libros en Amazon y del que parece se aprovecharon, entre otros, John Locke, el primer escritor independiente que vendió un millón de ebooks para kindle.

El artículo más interesante es el de Chris Meadows en The Digital Reader, en el el que destaca que, aunque puedieran llevarnos hacia la desaparición del crítico profesional, las opiniones de producto de Amazon tienen mucho de democráticas en el sentido que no reflejan únicamente la opinión de un experto o de un reducido número de ellos, sino la de muchos lectores, que además pueden dejar su opinión sobre miles de títulos independientes sobre los que de entrada un crítico profesional difícilmente podría interesarse. Ahí estaría según el autor del artículo, el punto fuerte del sistema de opiniones de Amazon.

Se supone que quien quiera informarse sobre un título antes de comprarlo sabe también distinguir las opiniones útiles y honestas de las que no lo son.   Por ejemplo Amazon permite, por si puede ayudar, identificar qué opinión proviene de alguien que realmente ha comprado el producto, aunque la opinión está abierta también a quien no lo ha comprado o lo ha hecho en otro lugar. Según Chris Meadows la opinión de una estrella puede ser tan útil como la de cinco, basta saber cuál de las dos se ajusta más a nuestra propio gusto o experiencia. Amazon tiene además un sistema para valorar opiniones con lo que las primeras que aparecen en teoría serían también las más útiles.

¿Merece la pena leerlo?

Aunque cabe suponer que la mayor parte de las opiniones de Amazon son reales y honestas ahora sabemos que existen también opiniones de pago, lo que no tengo muy claro es si realmente son útiles y todavía menos si pueden servir para cambiar una carrera. Me cuesta creer que John Locke venda ahora más gracias a que hace tiempo se hizo con cincuenta o cien opiniones favorables para sus títulos. Sabemos también que en twitter podemos comprar seguidores y en facebook amigos, pero de ahí a decir que después de hacerlo seamos más influyentes... Desconozco si ésta es una práctica habitual en España.

La segunda cuestión es si realmente queda lugar para el crítico profesional en el mundo del libro digital, dicho de otro modo si la opinión del crítico digital  tiene más peso que la de cien críticos anónimos. Chris Meadows comenta que por lo menos la mayor parte de las opiones de Amazon son de gente que tiene cierto interés por el título, ya sea positivo o negativo, mientras que al crítico únicamente le pagan por hacer su trabajo y no siempre se sabe quién.

¿Sueles leer las críticas antes de comprar un libro? ¿Te fías más de uno con opiniones que de uno sin ellas? Deja tu opinión en un comentario.

Entradas populares de este blog

Amazon prohíbe la venta de ebooks basura

Comentaba hace unos días Seth Godin en su blog "The Domino Project" que había recibido un email de Amazon en el que explicaban que iban a endurecer su política de venta de títulos de dominio público o con licencia PLR, que es la que permite a un autor vender el texto y la propiedad del texto. Evitando la venta de contenido que ya circula libremente por internet Amazon evita que existan múltiples versiones de un mismo título con mínimas diferencias.
En el momento de escribir este artículo encuentro en Amazon.es más de una docena de versiones del "Lazarillo de Tormes" que van desde los 0,80€ a los 7,21€ de la Editorial Santuario. Entiendo que esta última versión es la autografiada por el autor del Lazarillo y con ilustraciones del ciego... Es verdad que algunas versiones tienen un trabajo filológico detrás, por ejemplo las que tienen una adaptación al castellano actual o un aparato crítico, así indica la descripción y se entiende al menos el precio, supongo que tambié…

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…