Ir al contenido principal

¿Hemos llegado al final de los lectores de tinta electrónica?

Muy interesante el artículo del Wall Street Journal sobre el futuro descenso de ventas de los lectores dedicados de tinta electrónica. No voy a entrar en predicciones ni en números porque no me interesa y porque por el momento se refiere al mercado de EE.UU. donde estos dispositivos llevan ya funcionando más tiempo. Sí voy a comentar un par de días interesantes que aparecen en la segunda mitad.

La caída de ventas de los lectores de tinta electrónica es paralela a la bajada de precios de las tabletas


Como el artículo comenta, en Noviembre de 2007, cuando apareció la primera generación de kindle, este dispositivo era de verdad innovativo ya que permitía comprar nuevos títulos desde el sillón de casa y poder llevar toda una  biblioteca en menos de 300 gramos. El problema no es que la gente haya dejado de leer eBooks, sino que estos cada vez se leen más en un tablet o incluso en un smartphone.

Creo que ya he dejado claro que prefiero leer en un eReader antes que en un tablet por muchos motivos, pero reconozco que uso más el iPad que el Kindle porque paso mucho más tiempo leyendo artículos en internet que libros electrónicos. Entiendo que quien compra un dispositivo en el que la lectura de libros electrónicos es una opción más entre facebook, angry birds, youtube..., prefiera éste a un dispositivo dedicado de lectura.

También entiendo que tanto Apple como Amazon apuesten por la serie iPad y Fire donde además de libros electrónicos venden aplicaciones, música, películas...

Quien tiene ya un lector de tinta electrónica no piensa en comprar otro

Al igual que el ejemplo que cita el artículo, me compré en EE.UU. un Kindle 3 en 2010 y lo pagué tanto como la versión 3G del kindle 5, que evidentemente es muy superior. Funciona perfectamente, lo he actualizado además con nuevas versiones del firmware, la batería sigue durando semanas y sigo siendo un usuario feliz, el último eBook lo compré hace unos días. Es cierto que si tuviera que comprar uno nuevo no dudaría ni un segundo en comprar un Kindle Paperwhite o recomendarlo, pero teniendo ya uno me cuesta gastar 129€. Entiendo que habrá quien quiere estar a la última, como sucede por ejemplo con los móviles, pero por lo que parece si sigue funcionando, una gran mayoría se queda con el eReader que tiene.

El mercado de los lectores de tinta electrónica será cada vez más de nicho.

El artículo no menciona que también los eReaders han bajado de precio notablemente: La primera versión de kindle costaba 400$ mientras que el modelo más actual más básico cuesta 79€, más o menos lo que cuatro libros en tapas duras. Como ya he mencionado, supongo que quien no ha comprado hasta ahora un eReader y piense en la lectura digital seguramente tenga en mente ya un tablet y seguirá por supuesto quien prefiere leer en papel.

Participa en el debate dejando un comentario con tu experiencia en lectura digital.

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El libro electrónico y la Reina Roja

Leo en las noticias de hoy, por ejemplo en El País, enEl Mundo o en Expansión, que en la inauguración de unas jornadas de la UIMP en torno al libro y a la propiedad intelectual, el ministro de cultura, José Ignacio Wert, ha recurrido a la hipótesis de la Reina Roja, que más o menos dice que hay que correr para seguir en el mismo sitio y el doble para avanzar, para defender que la industria editorial tiene que basar su desarrollo en el libro electrónico. Es interesante porque hasta ahora, salvo algunas excepciones, lo que parece es justo lo contrario. Quizá podría haber hecho referencia a una de las paradojas de Zenón para explicar que, aunque lo parezca, aquí no se mueve nada.


Como cita el artículo, el negocio editorial ha caído un 18% de 2008 y podría empeorar si se confirman las previsiones del 10% para este 2012. Así que dentro de las claves para afrontar esta difícil coyuntura, no llama menos la atención que Wert defienda mantener el precio fijo del libro, que a mi entender únicame…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…