Ir al contenido principal

¿Hemos llegado al final de los lectores de tinta electrónica?

Muy interesante el artículo del Wall Street Journal sobre el futuro descenso de ventas de los lectores dedicados de tinta electrónica. No voy a entrar en predicciones ni en números porque no me interesa y porque por el momento se refiere al mercado de EE.UU. donde estos dispositivos llevan ya funcionando más tiempo. Sí voy a comentar un par de días interesantes que aparecen en la segunda mitad.

La caída de ventas de los lectores de tinta electrónica es paralela a la bajada de precios de las tabletas


Como el artículo comenta, en Noviembre de 2007, cuando apareció la primera generación de kindle, este dispositivo era de verdad innovativo ya que permitía comprar nuevos títulos desde el sillón de casa y poder llevar toda una  biblioteca en menos de 300 gramos. El problema no es que la gente haya dejado de leer eBooks, sino que estos cada vez se leen más en un tablet o incluso en un smartphone.

Creo que ya he dejado claro que prefiero leer en un eReader antes que en un tablet por muchos motivos, pero reconozco que uso más el iPad que el Kindle porque paso mucho más tiempo leyendo artículos en internet que libros electrónicos. Entiendo que quien compra un dispositivo en el que la lectura de libros electrónicos es una opción más entre facebook, angry birds, youtube..., prefiera éste a un dispositivo dedicado de lectura.

También entiendo que tanto Apple como Amazon apuesten por la serie iPad y Fire donde además de libros electrónicos venden aplicaciones, música, películas...

Quien tiene ya un lector de tinta electrónica no piensa en comprar otro

Al igual que el ejemplo que cita el artículo, me compré en EE.UU. un Kindle 3 en 2010 y lo pagué tanto como la versión 3G del kindle 5, que evidentemente es muy superior. Funciona perfectamente, lo he actualizado además con nuevas versiones del firmware, la batería sigue durando semanas y sigo siendo un usuario feliz, el último eBook lo compré hace unos días. Es cierto que si tuviera que comprar uno nuevo no dudaría ni un segundo en comprar un Kindle Paperwhite o recomendarlo, pero teniendo ya uno me cuesta gastar 129€. Entiendo que habrá quien quiere estar a la última, como sucede por ejemplo con los móviles, pero por lo que parece si sigue funcionando, una gran mayoría se queda con el eReader que tiene.

El mercado de los lectores de tinta electrónica será cada vez más de nicho.

El artículo no menciona que también los eReaders han bajado de precio notablemente: La primera versión de kindle costaba 400$ mientras que el modelo más actual más básico cuesta 79€, más o menos lo que cuatro libros en tapas duras. Como ya he mencionado, supongo que quien no ha comprado hasta ahora un eReader y piense en la lectura digital seguramente tenga en mente ya un tablet y seguirá por supuesto quien prefiere leer en papel.

Participa en el debate dejando un comentario con tu experiencia en lectura digital.

Comentarios

  1. Yo actualmente, aunque tengo un lector de tinta electrónica, leo en el móvil, me es supercómodo, más que llevar el lector a todos lados. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emma, seguro que no eres la única y con la evolución de las pantallas de los móviles, seguro que vamos a ir a más. Imagino que quien viaja en transporte público prefiere llevar encima lo menos posible.

      Eliminar
  2. Yo sigo leyendo en el lector de tinta electrónica principalmente, me resulta muy cómodo y de hecho incluso para textos largos en el ordenador terminando usando una extensión con la que mandar el artículo al kindle.

    Es verdad que las tablets se van imponiendo y es lógico puesto que permiten hacer muchas más cosas (navegar, ver el correo...) que un libro electrónico, pero también entiendo que hay lectores que leemos mucho y preferimos un aparato dedicado a ello. Por supuesto que un tablet o un smartphone nos permite leer una novela, pero en el libro electrónico se hace mejor. Yo con mi movil puedo hacer fotos pero si quiero una mejor experiencia usaré una cámara de fotos...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias J. Luis, parece que tenemos la misma opinión. La experiencia de lectura en una pantalla de tinta electrónica supera con mucho a la de una pantalla de un tablet, pero como dices para quien la lectura es una opción más, el tablet tiene más sentido. Un saludo.

      Eliminar
  3. No se pueden comparar tablets con ereaders. Son productos totalmente distintos que sirven para cosas totalmente distintas. Un ereader es única y exclusivamente para leer; su pantalla y su iluminación (o su ausencia de ella) están destinadas a ese fin, para proporcionar una experiencia de lectura lo más parecida posible a un libro en papel y, sobre todo, que no canse la vista. Una tablet cansa la vista, porque no está pensada para leer. Se puede leer, sí, pero no es para lo que está hecha.
    Quizás las ventas de los ereaders hayan bajado (o se hayan estancado) porque la gente que tiene uno no va a cambiarlo a corto plazo, son productos más o menos duraderos. Y quien quiera cambiarlo por una tablet es que, sinceramente, no lee mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, creo que la opinión del artículo del WSJ es precisamente la que tú mismo apuntas: Quien no lee mucho prefiere un tablet y creo que una parte de los que leen mucho prefieren seguir con el papel. Si vale para algo mi experiencia, sigo comprando libros en papel, cada vez menos la verdad y para leer prefiero la tinta electrónica. Un saludo.

      Eliminar
    2. Si que son dispositivos diferentes, pero yo creo que llegará un momento en el que la tecnología de los tablets, sobre todo de las pantallas, avance lo suficiente como para que la experiencia de lectura sea similar a la tinta electrónica y más parecida al papel.

      Yo sigo leyendo en papel, menos eso si, selecciono mucho más lo que leo. También tengo un ereader que uso bastante y pronto tendré un tablet por trabajo y lo usaré también para leer, tal vez no para novelas y libros largos, pero para documentación técnica es de lo mejor que hay: la pantalla es mucho más grande, los gráficos se ven mejor, los links, renderizado de pdfs, etc.

      Creo que tendremos lectores electrónicos durante un tiempo, pero al final se unificarán con los tablets.

      Eliminar
  4. Por mi parte vengo apostando por las pantallas como el gadget de gadgets.
    ¿Que tal una pantalla de tinta electronica independiente que toma la alimentacion y datos del movil o la tableta?
    Esa pantalla de tinta electronica podria venir en la parte de atras del movil o la tableta.
    O bien incorporada en una funda.
    Si se trata de la funda de la tableta esta podria cerrarse como un cuaderno.
    Tendria que acompañarse con una aplicacion que enviase a la pantalla auxiliar las capturas de la pantalla.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el comentario dubitador. La verdad es que hay un par de propuestas parecidas:
    - YotaPhone, es un teléfono android con dos pantallas, una de tinta electrónica de 4,3".
    - Txtr Beagle, es una pantalla de tinta electrónica de 5" y con dos pilas AAA que se comunica via bluetooth con una aplicación de compra y lectura instalada en cualquier teléfono/tablet android. En algunos países ya está a la venta.
    Aunque en estos días se habla mucho del lector dedicado de tinta electrónica, la verdad es que siguen apareciendo dispositivos interesantes. No todos llegarán al mercado, ya lo sabemos, pero que se sigan proyectando ya es una señal de que no es una opción que se haya abandonado.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

¿A quién le importa cuánto cuesta publicar un libro?

Seth Godin reflexiona en un reciente artículo de su blog "The Domino Project" sobre los costes de producción de un programa de la cadena NBC en el que participó y que calcula en 6.000$ al minuto para incluir el coste de los estudios, el personal técnico, las maquilladoras, etc. Del mismo modo explica que el precio al minuto en el caso de la televisión por cable puede rondar los 4.000$, en el caso de una productora independiente 2.000$ y desciende a menos 500$ para vídeos profesionales que encontramos en youtube o en podcasts. Seth Godin se pregunta qué pueden pensar los productores que han perdido la capacidad de decidir qué se emite y que ven que la competencia crea contenido por menos del 10% de su costo de producción.
Lo interesante es que este mismo razonamiento lo aplica también al mundo del libro: Si a una editorial de Nueva York, explica Godin, le cuesta digamos 2.000$ cada página de un libro, entre la compra de derechos, edición, maquetación, producción y distribución…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…