Ir al contenido principal

¿Por qué pirateamos ebooks?

Gestor de sitio de descargas español.
Muy interesante el artículo de Juli Monroe en Teleread, Why do people pirate e-books? porque pone el acento del complejísimo tema en los diferentes motivos que nos llevan a preferir la copia no legal, y que básicamente resume en tres:

Puro coleccionismo

La oferta de títulos electrónicos de algunos sitios de descarga supera en algunos casos al catálogo de muchas tiendas. Seguro que a todos nos han ofrecido también en algún momento la memoria USB o el CD con miles de títulos que en su mayor parte ni nos interesan ni mucho menos vamos a acabar leyendo. Pasó lo mismo en su momento con la música en formato mp3. Como decía un compañero de trabajo: "Hay que aprovechar mientras dure" y como sigue durando hay quien ha llenado discos duros de películas, música y más reciente libros electrónicos. Y si todos tenemos libros en la estantería comprados hace años y que hasta ahora únicamente hemos hojeado, no hace falta imaginar el destino de los que están dentro de una memoria USB, que ni siquiera ocupa espacio en el fondo de un cajón. Lo negativo, como hemos sabido estos días, es que estos libros, a través de mágicas fórmulas de extrapolación, pasan a formar cifras que la industria editorial usa para justificar el daño que la piratería les produce.

No pienso pagar por un ebook

Aunque el precio cero sea insostenible a medio y largo plazo para el libro, muchos escritores independientes han aprovechado el medio digital para ofrecer gratis o casi sus títulos, en su mayor parte autopublicados. Sabemos además que muchos títulos que han pasado a formar parte del dominio público (75 años a partir de la muerte del autor) están disponibles para la descarga  legal y gratuita en sitios como Proyecto Gutenberg o en Ganso y Pulpo

Evidentemente el título de moda no suele costar un euro o menos. Como explicaba recientemente Mariana Eguaras en su excelente blog, hacer ebooks no es gratis, tiene costes. Y para muchos hasta un euro puede parecer caro y bajarlo de internet mucho más sencillo que comparlo. Como comenta el artículo original, muchos eReaders se han comprado como regalos y en  muchos casos, principalmente cuando el destinatario era alguien de cierta edad, al dispositivo ya le acompañaba una buena colección de ebooks. Algo habitual entre la cantidad de eReaders no asociados a una tienda y que no dejan la opción de comprar directamente desde el dispositivo. Con lo que el proceso de compra, que por lo habitual incuye además el infame DRM, puede ser largo y complejo.

A lo anterior podemos añadir además que el precio de un libro electrónico raramente se acerca a lo que generalmente nos gustaría pagar por él. En muchos casos es más caro que la versión en papel, algo difícilmente comprensible por el lector.

No existe el ebook

Un caso conocido es el de la serie "Canción de hielo y fuego" de George R. R. Martin, que inexplicablemente la editorial Gigamesh se niega a producir y que, debido a lo extenso de la obra, creo que ganaría mucho en formato electrónico. Es imposible calcular lo que han dejado de ingresar por esta decisión, pero incluso a un precio mínimo, viendo la popularidad que tiene, seguro que los costes de producción del eBook estaban de sobra cubiertos. La oferta legal debería ser una alternativa sencilla a la piratería y no al revés. Curiosamente en inglés sí existe edición digital. De hecho uno de los motivos de que no existan versiones digitales son las restricciones de mercado heredadas de los libros en papel y que  no parecen tener mucho sentido en el medio digital.

No quiero que parezca que únicamente un libro en el que se basa una serie de televisión tiene que estar en formato electrónico. En el mundo académico es frecuente encontrar libros descatalogados que no tienen ya posibilidad de volver a ser impresos y que en lugar de encontrarse en una situación parecida a la Comedia de Aristóteles bien podrían estar disponibles en formato digital o al menos en el de impresión bajo demanda.

Como ya he explicado en otro lugar a mí estraperlo me parece más adecuado que "piratería" como término para explicar que alguien consiga un libro en un canal diferente al legal bien por un precio excesivo, por una falta de oferta o por simple comodidad. En ningún caso pretendo justificar esta opción, pero sí me parece interesante buscar las causas. 


Si quieres que bajarse cosas ilegalmente parezca una mala idea
quizá no deberías ponerle el nombre de la profesión que más mola en el mundo.

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…