Ir al contenido principal

Juegos de palabras en torno al futuro del libro

Codex de música. Biblioteca de Santa Cruz. Valladolid.
Codex de música. Biblioteca de Santa Cruz. Valladolid.
de DivesGallaecia via Flickr.
El artículo de Iker Seisdedos García "El libro podrá con todos nosotrosde El País está lleno de juegos de palabras que normalmente llevan a malentendidos sobre el futuro del libro. La verdad es que no sé por qué me pongo a comentar este tipo de noticias  que me ponen enfermo, supongo que al final es  por desahogo.

El "libro" hace referencia en el artículo únicamente al libro en papel, al que quizá sería más correcto llamar códice, pero que frecuentemente se asocia,  con cierta confusión, únicamente a lo que es un formato más del libro, el más común también, pero no el único. Lo que cuenta de verdad es el texto con independencia del soporte. Es cierto que el libro en papel que encontramos en una librería o en una biblioteca se ha "perfeccionado con el paso de los siglos", como dice el autor del artículo. Hasta aquí de acuerdo. Lo que no tiene sentido es hablar de la muerte del libro ni pensar que los que defendemos los libros electrónicos anunciamos la muerte del libro en papel, al que ya he defendido aquí.

Lo que sí tengo claro es que el libro electrónico sustituirá progresivamente al formato en papel como preferencia para ciertos contenidos. Por dar dos ejemplos, los actuales lectores de tinta electrónica han demostrado ser una opción óptima para la lectura lineal de una novela tanto como las tabletas para ampliar las posibilidades de un libro infantil. A mi hijo de unos meses le vuelve loco "Tita, la planta maldita" de Cream eBooks y no pierde la atención desde inicio a fin por más veces que lo haya ya visto. Es cierto que por el momento no se ha conseguido resolver en formato electrónico de forma satisfactoria la complejidad de un libro de texto o de uno académico, soporte y formato están todavía en desarrollo, pero todo se andará.

La otra confusión, es la de "editor" entendida en el artículo como directivo o propietario de una editorial, pero no como alguien que edita un texto y que normalmente, pero no siempre, trabaja en una editorial. Alguna vez he comentado que uno de los problemas que encuentra el libro electrónico es el ser un producto que no encaja bien con el sistema de producción, distribución y venta del libro en papel. Exagerando mucho sería como pedir a Volkswagen que produjera, distribuyera y vendiera bicicletas... Sin embargo el libro electrónico sí necesita la función del editor, entendido como el profesional que revisa un texto y le da una forma final óptima. Del mismo modo que necesita un ilustrador para la portada y un maquetista para dar el formato correcto al archivo o un traductor un agente o un experto en promoción editorial.

El libro electrónico permite además que el autor contrate separadamente los servicios de profesionales que hagan estas funciones antes de poner su ebook en venta y sin necesidad por tanto de recurrir a una editorial. De hecho es lo recomendable para seguir dando la sensación de que lo normal es que los libros electrónicos estén llenos de errores. Muy interesante en este sentido el artículo de Alfredo Álamo en el blog de Libranda

Otra función de las editoriales era decidir qué se publicaba o no, acertando a veces, en otras menos, en una mayoría pesan criterios de rentabilidad... En el caso del libro electrónico es el autor el que puede publicar su obra sin necesidad de recurrir a la editorial que se la distribuya, es además lo que quiere Amazon rompiendo de paso la baraja del precio y del reparto de beneficios. Juan Gómez-Jurado, Pilar Alberdi, Gabri Ródenas o Braulio Llamero serían ejemplos en España, en EE.UU. hay muchos más. Los lectores son al final los que acaban decidiendo qué quieren comprar y leer.

No quiero alargar más el post. Únicamente dejo abierta la pregunta ¿Desaparecerán las librerías y las bibliotecas? Deja tu opinión en un comentario.



Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…