Ir al contenido principal

Sobre las anotaciones en los libros

Acabo de leer en The Digital Reader un artículo sobre la posibilidad de usar las anotaciones en un texto de personajes conocidos como un valor añadido al mismo. El autor, Joe Wilkert, comenta que no le importaría pagar más por una edición de un eBooks que incorporara los comentarios de Bill Gates por ejemplo. Seguramente a todos se nos ocurren un par de ejemplos más con nuestros libros favoritos.
En la entrada se menciona un artículo del New York Times titulado "los amantes de los libros temen un futuro negro para las notas de los libros" en el que como es habitual el periodista hace gala de su ignorancia sobre el libro electrónico en general y el universo kindle en particular que sí admiten notas al pie de página. Como ya he mencionado en otro lugar, a mí me parece una de las características más interesantes del libro electrónico. En cualquier caso el enfoque de los dos artículos, que casi parecen resaltar más que el contenido de la anotación en sí, el hecho de que esta añade un valor económico al libro, siempre que sea de mano de alguien conocido, al hacerlo único y por lo tanto diferenciado del libro sin la anotación.
"Commentarii" J. César con notas de Vettori (BNP).
He tenido por otro lado la oportunidad de consultar a la doctora Arcari, una experta en anotaciones en manuscritos del Renacimiento sobre la importancia de las anotaciones, postille, en italiano, en resumen: "Las anotaciones añaden sucesivamente un elemento más en el texto original que lo enriquece y facilita lecturas posteriores".
Un par de ejemplos: Se cuenta que Alejandro Magno, llevaba en sus campañas un ejemplar de la Iliada comentado/corregido por el mismísimo Aristóteles, y que por supuesto se lo ha comido el tiempo. No quiero ni imaginar lo que podría costar ahora el libro en cuestión, aparte del interés, que no sería poco. Hasta nosotros sí han llegado por ejemplo las anotaciones que Napoleón hizo al Príncipe de Maquiavelo y que en algunas ediciones aparecen ya como 

Lo que quiero decir es que en mi opinión el valor de la anotación en el libro no es económico, factor que desaparece además en su versión electrónica, ni únicamente académico, como quizá pueda parecer la opinión de la doctora. El verdadero valor es que cada lectura individual se añade al texto, no para convertirlo en único, objetos de subasta o museo guardados en la vitrina o en la caja fuerte, sino para hacer los comentarios tan accesibles y universales como el propio texto. Kindle ofrece además la posibilidad de activar o no la opción de ver las notas de otros lectores, sean estos expertos, famosos, nuestro profesor o alguien de quien nos importa lo que opine del libro.

Entradas populares de este blog

Amazon prohíbe la venta de ebooks basura

Comentaba hace unos días Seth Godin en su blog "The Domino Project" que había recibido un email de Amazon en el que explicaban que iban a endurecer su política de venta de títulos de dominio público o con licencia PLR, que es la que permite a un autor vender el texto y la propiedad del texto. Evitando la venta de contenido que ya circula libremente por internet Amazon evita que existan múltiples versiones de un mismo título con mínimas diferencias.
En el momento de escribir este artículo encuentro en Amazon.es más de una docena de versiones del "Lazarillo de Tormes" que van desde los 0,80€ a los 7,21€ de la Editorial Santuario. Entiendo que esta última versión es la autografiada por el autor del Lazarillo y con ilustraciones del ciego... Es verdad que algunas versiones tienen un trabajo filológico detrás, por ejemplo las que tienen una adaptación al castellano actual o un aparato crítico, así indica la descripción y se entiende al menos el precio, supongo que tambié…

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…