Ir al contenido principal

Lecciones de música

Más o menos esa sería la traducción del excelente post de Martyn Daniels en Brave New World sobre la evolución de la industria musical, que hace referencia a un reciente artículo académico de Joel Waldfogel titulado "bye, bye, miss american pie: The Supply of New Recorded Music since Napster" y que para el caso bien vale como aviso de lo que llegará a la industria editorial. Resumo los puntos más interesantes del post:
1 Mundialmente, las ventas de música en soporte físico (principalmente CDs) han caído un millardo y medio de dólares el pasado año. Lo que en el caso de Estados Unidos significa el 10% y en el Reino Unido el 11% respecto a 2009. Aunque las ventas de música en formato digital también han crecido un en el mismo periodo, no sirven para compensar las pérdidas. ¿A alguien le suena?
2 Este cambio de tendencia se puede explicar sin recurrir al estraperlo, mediante cambios en el modo de producción y distribución. El equipo de grabación que antes se podían permitir únicamente las grandes ahora lo puede tener una discográfica independiente o incluso el propio artista. Del mismo modo si una de estas grandes discográficas necesitaba vender medio millón de discos para cubrir gastos, a una independiente, con gastos y márgenes de beneficio menores quizá le basta con unos miles. ¿A alguien le suena de nuevo?
3 Nuevos canales de promoción y distribución en internet, como youtube, facebook, last.fm, spotify, iTunes o la página del mismo artista están disponibles con una pequeñísima o ninguna inversión y son accesibles desde prácticamente todo el mundo como nunca antes en la historia de la música. Del mismo modo, canales que también distribuyen soportes físicos, como amazon, favorecen claramente la venta de descargas. A pesar de todo ello, las cifras que dan las grandes discográficas sobre el impacto de las descargas ilegales parecen del todo exageradas y se deben más a cambios económicos donde la producción y distribución a gran escala no se convierten necesariamente en beneficios.
4 Aunque imposible de decir con certeza, el autor del post sugiere que actualmente algunos artistas reciben el 90% de sus ingresos de actuaciones en vivo.
Aunque el autor no lo menciona, añadiría además un cambio en el modo de consumir cultura: La posibilidad de comprar una canción sin tener que comprar todo el disco, de escuchar un disco sin tener que comprarlo, de ver una película o una serie en casa en el idioma original y sin sufrir los caprichos de los responsables de la programación de una cadena (basta pensar en Lost, por ejemplo).
Aunque con algo de atraso, por falta de un soporte adecuado, esta revolución está llegando al libro. ¿Qué le quedará a los escritores si no tienen la posibilidad de tocar en vivo, la firma y dedicatoria de libros? Espero que aprendan las lecciones de la música y se sumen a la revolución.

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El libro electrónico y la Reina Roja

Leo en las noticias de hoy, por ejemplo en El País, enEl Mundo o en Expansión, que en la inauguración de unas jornadas de la UIMP en torno al libro y a la propiedad intelectual, el ministro de cultura, José Ignacio Wert, ha recurrido a la hipótesis de la Reina Roja, que más o menos dice que hay que correr para seguir en el mismo sitio y el doble para avanzar, para defender que la industria editorial tiene que basar su desarrollo en el libro electrónico. Es interesante porque hasta ahora, salvo algunas excepciones, lo que parece es justo lo contrario. Quizá podría haber hecho referencia a una de las paradojas de Zenón para explicar que, aunque lo parezca, aquí no se mueve nada.


Como cita el artículo, el negocio editorial ha caído un 18% de 2008 y podría empeorar si se confirman las previsiones del 10% para este 2012. Así que dentro de las claves para afrontar esta difícil coyuntura, no llama menos la atención que Wert defienda mantener el precio fijo del libro, que a mi entender únicame…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…