Ir al contenido principal

Lecciones de música

Más o menos esa sería la traducción del excelente post de Martyn Daniels en Brave New World sobre la evolución de la industria musical, que hace referencia a un reciente artículo académico de Joel Waldfogel titulado "bye, bye, miss american pie: The Supply of New Recorded Music since Napster" y que para el caso bien vale como aviso de lo que llegará a la industria editorial. Resumo los puntos más interesantes del post:
1 Mundialmente, las ventas de música en soporte físico (principalmente CDs) han caído un millardo y medio de dólares el pasado año. Lo que en el caso de Estados Unidos significa el 10% y en el Reino Unido el 11% respecto a 2009. Aunque las ventas de música en formato digital también han crecido un en el mismo periodo, no sirven para compensar las pérdidas. ¿A alguien le suena?
2 Este cambio de tendencia se puede explicar sin recurrir al estraperlo, mediante cambios en el modo de producción y distribución. El equipo de grabación que antes se podían permitir únicamente las grandes ahora lo puede tener una discográfica independiente o incluso el propio artista. Del mismo modo si una de estas grandes discográficas necesitaba vender medio millón de discos para cubrir gastos, a una independiente, con gastos y márgenes de beneficio menores quizá le basta con unos miles. ¿A alguien le suena de nuevo?
3 Nuevos canales de promoción y distribución en internet, como youtube, facebook, last.fm, spotify, iTunes o la página del mismo artista están disponibles con una pequeñísima o ninguna inversión y son accesibles desde prácticamente todo el mundo como nunca antes en la historia de la música. Del mismo modo, canales que también distribuyen soportes físicos, como amazon, favorecen claramente la venta de descargas. A pesar de todo ello, las cifras que dan las grandes discográficas sobre el impacto de las descargas ilegales parecen del todo exageradas y se deben más a cambios económicos donde la producción y distribución a gran escala no se convierten necesariamente en beneficios.
4 Aunque imposible de decir con certeza, el autor del post sugiere que actualmente algunos artistas reciben el 90% de sus ingresos de actuaciones en vivo.
Aunque el autor no lo menciona, añadiría además un cambio en el modo de consumir cultura: La posibilidad de comprar una canción sin tener que comprar todo el disco, de escuchar un disco sin tener que comprarlo, de ver una película o una serie en casa en el idioma original y sin sufrir los caprichos de los responsables de la programación de una cadena (basta pensar en Lost, por ejemplo).
Aunque con algo de atraso, por falta de un soporte adecuado, esta revolución está llegando al libro. ¿Qué le quedará a los escritores si no tienen la posibilidad de tocar en vivo, la firma y dedicatoria de libros? Espero que aprendan las lecciones de la música y se sumen a la revolución.

Entradas populares de este blog

Amazon prohíbe la venta de ebooks basura

Comentaba hace unos días Seth Godin en su blog "The Domino Project" que había recibido un email de Amazon en el que explicaban que iban a endurecer su política de venta de títulos de dominio público o con licencia PLR, que es la que permite a un autor vender el texto y la propiedad del texto. Evitando la venta de contenido que ya circula libremente por internet Amazon evita que existan múltiples versiones de un mismo título con mínimas diferencias.
En el momento de escribir este artículo encuentro en Amazon.es más de una docena de versiones del "Lazarillo de Tormes" que van desde los 0,80€ a los 7,21€ de la Editorial Santuario. Entiendo que esta última versión es la autografiada por el autor del Lazarillo y con ilustraciones del ciego... Es verdad que algunas versiones tienen un trabajo filológico detrás, por ejemplo las que tienen una adaptación al castellano actual o un aparato crítico, así indica la descripción y se entiende al menos el precio, supongo que tambié…

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…