Ir al contenido principal

La máquina de comer libros

En una colaboración reciente con cuaderno digital, el blog de Libranda, he escrito un artículo "El PDF es un callejón sin salida para la edición digital" en el que, como queda claro por el título, no considero el conocido formato de Adobe una posibilidad real para la lectura digital.
Retomo ahora el tema porque acabo de encontrar una empresa, 1DollarScan, que funciona desde finales de 2011 y que se encarga de convertir a PDF libros, documentos, tarjetas de visita, fotos, etc. La idea surgió en Japón, donde se llama Jisui, que en español se diría "yo me lo guiso y yo me lo como". Recomiendo la página porque es interesante conocer qué se cuece en el mundo digital. Aquí dejo el vídeo resumen que además es lo suficientemente claro sin necesidad de saber inglés.
Básicamente el cliente envía el material en papel, ellos lo escanean y nos devuelven en formato PDF, en un dvd, o por correo electrónico y por último reciclan el papel. El servicio cuesta por ejemplo 1$ por cada 100 páginas de un libro.
La novedad del servicio, llamada Fine Tune, es la posibilidad de adaptar el PDF eliminando márgenes y corrigiendo el contraste y resolución, a la pantalla de un dispositivo de lectura, entre los que se encuentran iPad, iPhone, Kindle o Nook. Con Fine Tune o sin él, insisto en que un PDF no es un libro electrónico.
Entiendo que pueda ser interesante a nivel empresarial para archivos de documentación, por ejemplo facturas, contratos o pedidos de una empresa, de hecho donde trabajo lo hacen ya, o a nivel privado para apuntes por ejemplo y para quien no quiera gastar tiempo ni dinero en hacerlo por su cuenta. Supongo además que el soporte para PDF en un ordenador está asegurado más allá de lo que es legalmente necesario mantener un documento.
Sin embargo para libros me deja muchas dudas porque para escanearlos les cortan el lomo, con lo que quedan inservibles. 
Entiendo que este tipo de servicios existen porque estamos en una brecha en la que en el mundo de libro lo analógico, en este caso el papel, no encuentra un equilibrio con lo digital y quedan vacíos donde surgen cosas como esta. La brecha legal sin embargo en este caso no existe ya que sigue siendo necesaria la autorización de la editorial para escanear el libro, así que veremos si la idea progresa.
A más de uno en una huida hacia adelante se le podrá ocurrir vaciar la casa de libros y reducirlos a uno o dos DVD. A mí personalmente la idea de deshacerse físicamente de una biblioteca personal para convertirla en PDF me parece una majadería, lo mismo podría decir de una colección de discos en vinilo o en CD o de películas en DVD o VHS, aunque ya hace tiempo que me quedé sin reproductor de estos. Para nada lo digo como una postura fetichista ya que sigo comprando libros en papel o leyéndolos en el kindle según se adapte mejor a lo que necesito. Aunque no sé si sigue siendo lo habitual.

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

El futuro del contenido digital está en internet

Excelente artículo de Charles Lim en Sparksheet, que toma como punto de arranque el declive de las revistas digitales en forma de App, pero que nos lleva a una serie de reflexiones que podemos aplicar de igual modo a eBooks o a contenido digital en general. Me detengo en los puntos más interesantes y dejo el enlace al artículo original, en inglés, al final.
Papel con apariencia digital
Hace ahora dos años que la revista Wired lanzó su versión digital para iPad. En teoría debería ser el futuro de las revistas debido a la posibilidad de añadir más páginas y más contenido, con pequeñas desventajas, como que el tamaño de este tipo de aplicaciones dificulta su descarga o que el contenido no es indexado correctamente por los motores de búsqueda. Las suscripciones no llegan y cada vez son más editores los que abandonan la plataforma de Apple, como nos cuentan en goodereader. En algunos casos los datos de distribución de la edición digital estarían por debajo del 1% del volumen de la versión en…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…