Ir al contenido principal

¿Por qué no despegan los libros digitales en España?

Me remito a un artículo de hace unos días de "El País" titulado "Sabemos descarganos ebooks pagando, pero no lo hacemos". Sin entrar a comentarlo, el autor deja sin embargo sin explicar un tema que a mí me parece muy relevante: La creciente brecha entre quien tiene un lector de libros electrónicos y quien además paga por ellos.

En este artículo los comentarios son muchos, y son interesantes porque, con razón o sin ella, dan una imagen del lector que las estadísticas no pueden reflejar y que no tiene que ser la misma del periodista o del aficionado que escribe sobre el tema. Así encontramos los explicaciones habituales, principalmente sobre el precio y la tentación de los sitios de enlaces, los clásicos que sí son gratis, la protección DRM, las dificultades de que existan varios formatos y tener que convertirlos, la no existencia de una plataforma antes de la llegada de Amazon, etc.

Precisamente sobre esto último algo a favor de amazon, nook, kobo o apple es que sí han hecho una inversión tanto en dispositivos propios y en aplicaciones de lectura para otros dispositivos como en una plataforma de compra de libros.


Lo de tener que pasar los archivos al lector a través de un ordenador entiendo que pueda echar a muchos para atrás, si además hay que usar calibre o similares para la conversión. Además, quien se compra un ereader en una tienda, porque no quiere hacer compras por internet no pensará luego volver a la tienda a comprarse también los ebooks, ¿no? En algún momento tendrá que dejar la tarjeta de crédito en la pantalla. Lo que me lleva a pensar que tarde o temprano encontrarán a quien les pase una memoria USB con todos los libros que puedan leer en la vida.


Personalmente no estoy del todo convencido de que el precio sea el único motivo. Un ejemplo: Por lo que he podido ver, la versión en kindle de "The Casual Vacancy", la próxima novela de J.K. Rowling, que se publicará a finales de septiembre costará 19,99 $ y con toda seguridad será un exitazo. Entiendo que Rowling se podría permitir regalarlo si le diera la gana, no necesita más dinero, pero ¿qué pasaría si decidiera venderlo a 1$? ¿Seguiría apareciendo en sitios de descarga? Ni idea, pero me queda la curiosidad. No por eso estoy diciendo que lo ideal es que todos los libros electrónicos cuesten 1€ ó 1$ Únicamente empiezo a tener dudas de que el precio sea la única explicación de las bajas cifras de venta de libros electrónicos.


¿Cuánto pesa la facilidad para pasar de la compra a la lectura? ¿Cuánto la calidad del archivo? Es habitual la idea de que basta convertir un archivo de texto, el manuscrito en DOC del autor mismo o peor aún en el caso del fondo del catálogo, escanearlo y pasarlo por OCR, para tener un libro electrónico, lo que sin duda resta calidad y valor a este. Es muy frecuente que la calidad de los archivos de los sitios de enlace deje mucho que desear y más de uno piense que si es gratis puede valer, pero pagar por ello...


Voy a pensar que el mercado poco a poco se regulará. Los lectores no comprarán ni por encima del precio ni por debajo de la calidad que esperan encontrar. Espero que surjan además nuevas plataformas independientes, a ser posible nacionales, que hagan su parte de sana competencia. Qué optimista soy.


Si tienes una opinión diferente, por favor deja un comentario. 

Comentarios

  1. Dejo mi comentario aunque creo que no represento al típico usuario/lector, vivo en una ciudad chica de Argentina y nunca he comprado un libro pero si compre un Papyre 6.1, en mi casa solo se compran manuales para la escuela y enciclopedias, antes de comprar el Papyre imprimía los libros yo mismo (con letra en tamaño 9) no me siento orgulloso de no pagar por los libros pero de todos modos lo hago... tampoco leo mucho, quizás 2 o 3 libros al año.
    El Papyre me costo lo mismo que 11 libros mas gastos de envío (quizás mas, quizás menos) entonces ¿por que en lugar de comprarlo no fui adquiriendo los libros físicos? La verdad no estoy muy seguro; una ventaja que tiene el Papyre es que si me descargo un libro y no me gusta no pierdo nada.

    Te recomiendo este video por si no lo habías visto: http://www.youtube.com/watch?v=cC0KxNeLp1E trata un poco sobre libros físicos vs digitales, para mi una cosa no quita la otra pero yo creo que los lectores de libros electrónicos permiten acercar los libros a mas gente, gente que quizás de otra forma nunca se hubiera planteado leer un libro... eso es lo que yo me imagino por lo menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Leandro. La conveniencia de poder transmitir un libro electrónico a cualquier parte del mundo, en segundos y prácticamente sin costes difícilmente la puede tener un libro en papel.
      Gracias por el vídeo, que vi ayer mismo y me pareció muy interesante y gracias por tu opinión personal.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. El mercado nunca se regula, que yo haya visto en mis años de vida. No obstante supongo que irán naciendo muchos "amazon" que sepan dar facilidades al comprador de libros, que lo mimen, que sepan vender. De eso, en España no hay aún más que amagos sin consolidar. Lo del pirateo, para mi, mientras no se vea como lo que es, una actividad delicitiva de quienes regalan lo que no es suyo, y que por tanto hay que perseguir, no tendrá solución. El precio no influye para nada en esa actividad, me parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Braulio, me alegro mucho de tener comentarios de autores en este blog.
      Efectivamente, por regulación del mercado quería decir que espero que en breve se llegue a una situación sostenible tanto de oferta como de precios. Todo gratis y libros a 1€ no son opciones sostenibles.
      La piratería, que yo prefiero llamar "estraperlo", porque me suena más cercano, es seguramente el principal problema al que se enfrenta el sector editorial digital en España. Estamos de acuerdo en que es un delito, pero creo que no basta con la persecución. En mi opinión las editoriales deberían hacer un esfuerzo mayor por premiar al que compra con sencillez en el proceso, oferta, precio justo y calidad. Todo lo contrario que ofrece el DRM por ejemplo.

      Eliminar
  3. La solución no debe de ser fácil, si no alguien la habría encontrado ya. Posiblemente no hay una solución ahora mismo. Estamos en un período de transición, acertando y equivocándonos. El precio, el DRM, las experiencias de los usuarios a la hora de comprar y leer, con el tiempo todo se irá poniendo en su sitio, que remedio. Quizás los grandes, Amazon etc... no tengan la solución, tienen demasiado que perder i demasiada presión, aunque hace algunos años ellos mismos quitaron el DRM de la música!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, la solución no es para nada fácil. Espero que como tú mismo dices estemos viviendo únicamente un periodo de transición hacia algo mejor. Por lo que estoy leyendo por ahí el DRM tiene los días contados, habrá que esperar. Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  5. Manuel, por si sirve de algo te dejo mi opinión, que es una firme convicción: si los precios son asequibles, y el proceso de compra es sencillo (pongamos, por ejemplo, el caso Amazon, mi predisposición principal es pagar, y con mucha alegía. Para mí, precios asequibles van desde muchos libros a 1,2,3 y cuatro euros, hasta casos de un tope de 15 euros, si lo merece el texto. La explicación de mi posición es sencilla: yo quiero textos de calidad, tan inmaculados como en el papel impreso, y hacer ese trabajo (correctores de estilo, de faltas ortográficas...etc) vale dinero. A mí no me vale que sea gratis (sea la vía que sea) el libro, y luego al leerlo sea una TORTURA. Hay que ser exigente con la lectura. Tampoco hay que ser radicales, pues en el término medio está lavirtud, y comprendo que ciertas adquisiciones gratuitas pueden ser interesantes, y deben ser adquiridas. Saludos y enhorabuena por tu blog. Te sigo desde hace poco, pues me acabo de comprar el K Touch y para mí todo es nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el comentario David. Aunque parezca lo contrario, creo que tu experiencia está muy extendida ya que como dices, si por un par de euros evitamos el mal rato de leer un texto lleno de faltas y errores, no nos cuesta nada pagarlos.
    Aunque el proyecto Gutenberg por ejemplo invita a participar voluntariamente a corregir obras de dominio público, lo habitual para novedades es que este trabajo lo hagan profesionales que merecen un sueldo, al igual que los que editan el texto, le dan formato o le ponen una portada. Si pagamos podemos exigir calidad.
    ¡Gracias por seguirme!

    ResponderEliminar
  7. Aporto algo que no sabía, una japonesa que esta estudiando en México hizo unos comentarios en su Twitter sobre el tema de los derechos de autor y dijo estas cosas:
    - "Yo nunca he comprado películas piratas"
    - "En Japón, hasta prepa nos enseñan sobre los derechos de autores."
    - "Me pregunto si es posible que la idea de derechos de autor eche raíces profundas en este país o no."

    Si bien las economías de los países de Latinoamérica no se parecen mucho a la economía de Japón... en Latinoamérica y en España también si no me equivoco en las escuelas y universidades he escuchado que se utilizan programas de forma ilegal y hasta los profesores dan consejos sobre como conseguir una copia ilegal, en lugar de utilizar programas libres y gratuitos.

    http://twitter.com/#!/menchiesp/statuses/196784181404123137
    http://twitter.com/#!/menchiesp/statuses/196955315680456704
    http://twitter.com/#!/menchiesp/statuses/196831003862515712

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario Leandro.
    Como te puedes imaginar la copia no legal comenzó muchísimo antes de la llegada de los soportes digitales: La fotocopia de libros lleva años restando ventas a las editoriales, dentro y fuera de las universidades.
    Entiendo que la cultura de cada país pesa, pero no creo que con educación vayamos a cambiar mucho a corto plazo.
    Gracias por tu comentario y un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…

¿A quién le importa cuánto cuesta publicar un libro?

Seth Godin reflexiona en un reciente artículo de su blog "The Domino Project" sobre los costes de producción de un programa de la cadena NBC en el que participó y que calcula en 6.000$ al minuto para incluir el coste de los estudios, el personal técnico, las maquilladoras, etc. Del mismo modo explica que el precio al minuto en el caso de la televisión por cable puede rondar los 4.000$, en el caso de una productora independiente 2.000$ y desciende a menos 500$ para vídeos profesionales que encontramos en youtube o en podcasts. Seth Godin se pregunta qué pueden pensar los productores que han perdido la capacidad de decidir qué se emite y que ven que la competencia crea contenido por menos del 10% de su costo de producción.
Lo interesante es que este mismo razonamiento lo aplica también al mundo del libro: Si a una editorial de Nueva York, explica Godin, le cuesta digamos 2.000$ cada página de un libro, entre la compra de derechos, edición, maquetación, producción y distribución…