Ir al contenido principal

Resultados grises para E ink Corporation

Acabo de leer en engadget un artículo sobre los resultados económicos de E Ink Holdings, fabricantes de las pantallas de tinta electrónica de Kindle entre otros, y que acaba de reportar pérdidas de 25 millones de dólares en el último trimestre de 2011, una cifra 63% inferior a la del mismo trimestre de 2010 y que pone fin a diez trimestres en positivo.

Como comenta el autor, detrás de cualquier explicación corporativa puede estar una venta de pantallas menor de la esperada. No significa sin embargo que haya comenzado la retirada de la tinta electrónica a favor de las pantallas de LCD. 

Desde el lanzamiento de "Pearl", el tipo de pantalla de las últimas versiones de kindle, en Julio de 2010, E Ink no ha conseguido colocar con éxito un nuevo modelo de pantalla en el mercado. En Noviembre de 2010 presentaron su pantalla de tinta electrónica en color "Triton", que no ha tenido el éxito esperado. Hanvon presentó un modelo de ereader con esta pantalla, pero me ha sido difícil encontrar información sobre disponibilidad y precio, así que entiendo que está medio abandonado.

Tampoco han tenido mucha suerte con otras aplicaciones para la tinta electrónica fuera de los lectores; algunas, como la tabla de cortar se pueden ver  aquí, pero no pasan de ser prototipos renderizados que difícilmente veremos en el mercado, al menos en breve.

Sous Chef, tabla de cortar con tinta electrónica

Si LG consigue además colocar con éxito su nueva pantalla flexible de alta resolución en alguno de los nuevos modelos de Kindle, Nook o Kobo, por ahora únicamente la hemos visto en prototipos de fabricantes de segunda fila, es posible que le esperen momentos todavía más difíciles a la compañía de Cambridge.

Entradas populares de este blog

Adiós a la tinta electrónica en color

Muy interesante el reciente artículo de Sean Buckley en Engadget, abajo dejo el enlace, sobre el más que incierto futuro de la tinta electrónica en color. Junto a la iluminación, algo que los usuarios pedían insistentemente y que nos parecía hasta hace bien poco, la evolución natural a las primeras pantallas monocromo de tinta electrónica, que por lo demás seguían ofreciendo en comparación con las pantallas LCD de tabletas y smartphones una mejor experiencia de lectura, una duración mayor de batería y, al menos en ese momento, un precio inferior.
En la guerra comercial entre Amazon, Sony, B&N y Nook de los años 2009 y 2010 el lector de tinta electrónica en color podría haber sido el arma definitiva. Son de esos años los primeros prototipos de Triton y Mirasol. No hace mucho aquí mismo comentábamos las posibilidades que la compra de liquavista por parte de Amazon parecía sugerir. Posibilidades que por el momento no solo no se han materializado sino que parecen alejarse definitivamen…

Sobre el significado de la lectura digital y la crisis del libro

He leído recientemente algunos artículos que en mi opinión tienen mucho en común y que nos llevan desde la dificultad por hacer nuevos lectores y la relación entre la crisis editorial y  a las las limitaciones técnicas del ebook. La importancia de la lecturaEmpiezo con un par de comentarios muy interesantes de Bernat Ruiz Domènech  en su artículo "Cosas de niños que (no) leen y (no) escriben" donde nos explica la dificultad para aficionar a la lectura a su sobrino: Lo importante no es que el niño lea, sino que entienda lo leído y que sea capaz de expresarlo. Por otro lado las herramientas, Harry Potter en lugar de un clásico, un eReader en lugar de un libro y escribir en un blog en lugar de hacerlo con bolígrafo y papel, no tienen ninguna influencia. 
Otro par de ideas que he subrayado en el artículo de Martín Gómez en "el ojo fisgón" "experiencias que forman lectores": La primera es sobre el impacto de los contenidos digitales en la transmisión de conocimi…

¿A quién le importa cuánto cuesta publicar un libro?

Seth Godin reflexiona en un reciente artículo de su blog "The Domino Project" sobre los costes de producción de un programa de la cadena NBC en el que participó y que calcula en 6.000$ al minuto para incluir el coste de los estudios, el personal técnico, las maquilladoras, etc. Del mismo modo explica que el precio al minuto en el caso de la televisión por cable puede rondar los 4.000$, en el caso de una productora independiente 2.000$ y desciende a menos 500$ para vídeos profesionales que encontramos en youtube o en podcasts. Seth Godin se pregunta qué pueden pensar los productores que han perdido la capacidad de decidir qué se emite y que ven que la competencia crea contenido por menos del 10% de su costo de producción.
Lo interesante es que este mismo razonamiento lo aplica también al mundo del libro: Si a una editorial de Nueva York, explica Godin, le cuesta digamos 2.000$ cada página de un libro, entre la compra de derechos, edición, maquetación, producción y distribución…